sábado, 7 de marzo de 2009

Diez años sin Stanley Kubrick.

Hace hoy diez años moría el maestro Kubrick. Sirva esta entrada para rendir un pequeño homenaje a un hombre que quizás haya contribuido como ningún otro a hacer grande el cine. Ni que decir tiene que la servil academia del cine no ha tenido la decencia de premiarlo como se merecía ni en vida ni tras su muerte. Su caracter más bien huraño con la mayoría de las personas que lo rodeaban, no así con su familia, y su capacidad para olvidar a algunos actores que lo bordaron en sus películas como por ejemplo Malcolm McDowell, protagonista de "La naranja mecánica", no le granjearon muchas simpatías. Exprimía al máximo a sus equipos de rodaje y pocos directores eran tan exigentes y directos con sus actores, llegó a desquiciar a Shelley Duvall durante el rodaje de "El resplandor". Es bien conocida su obsesión por la perfección que no sólo llevaba al cine sino tambien a su vida personal, era lo en mi tierra llamariamos un pegigueras, llegó incluso a intentar averigar cuanta agua bebía su gato contando los lenguatazos que daba al beber. No dejaba nada al azar y controlaba hasta el más mínimo detalle en sus rodajes. Ningún otro director podía como él permitirse repetir las escenas hasta la saciedad y conseguir exactamente lo que él buscaba. Quizás debido a ello sólo rodó 15 películas en toda su carrera, eso sí casi todas y cada una de ellas son una obra maestra.

Pongo a continuación unos minutos de un documental sobre su vida, está en inglés con subtítulos que no sé como se veran de bien, pero las imágenes caseras de Stanley Kubric niño merecen la pena.




video

No hay comentarios: