lunes, 9 de febrero de 2009

El curioso caso de Benjamin Button.



Recetario de cine.
a)Películas de terror:
Pongase un plano corto con una música tétrica, muevase rápido la cámara suba derrepente el volumen de la música ponga un primer plano de Carmen de Mairena y susto asegurado, rellenese hasta llegar almenos a la hora y media y sirvase con mucha promoción.

b)Película de humor:
Coja a un graciosete de turno dele mamporrazos y humillelo hasta dejarlo bien blandito, sazonelo con tacos y pedos y listo para ver.

c)Romance:
Elijase una historia épica y dramática cualquiera pongase en el centro a un buenorro y una buenorra, que se gusten desde el principio,que se separen muuuuuucho tiempo que se reencuentren. La banda sonora sensiblera que no pare mientras vemos pasar sus vidas rápidamente por la pantalla estilo videoclip. Al final de la peli tendremos a media sala llorando como si les hubieras echado zumo de cebolla en los ojos.

La única innovación de ésta película es que Brad Pitt nace viejo, en lo demás por momentos recuerda a El amor en los tiempos del colera y Forrest Gump. Sólo me gustó un poco al principio para irse desvaneciendo en un interminable videoclip. A Brad Pit las larguísimas sesiones de maquillaje debieron dejarle el rostro paralizado porque no cambia la expresión en todo el film ¿para qué si es guapo y parece interesante? Por cierto idéntica a la de ¿Conoces a Joe Black?

P.D: Qué lástima que Jorge Sanz no tenga ya edad para hacer de Brad Pitt de niño.

4 comentarios:

Maquiavella dijo...

A mi me gustó regular.LA mejor parte de la peli para mi es mientras Brad Pitt es viejo y lo que sigue un poco tostón e innecesariamente alargado.La historia de amor la ví muy fría,no ví química entre los actores.Brad Pitt totalmente inexpresivo y poniendo morritos cuando sale jovencito. ¿Y está nominado al oscar a mejor actor? ,¿comorr?.Eso sí,la banda sonora preciosa.En fin que ''Seven'',''el club de la lucha''y''Zodiac'' mil veces mejores que esta.

camachuelotrompetero dijo...

Jorge Sanz y Michael J. Fox son atemporales, no envejecen ni rejuvenecen. Casos más curiosos aún que el de Benjamin Button. De la película, mientras no la vea, poco más puedo opinar. Eso sí, me ha gustado tu recetario para productores consagrados.

Maquiavella dijo...

Esta peli tenía que haberla hecho Tim Burton.

camachuelotrompetero dijo...

Interesante propuesta esta película en manos de Tim Burton, sí.