jueves, 12 de junio de 2008

Eyes wide shut

Eyes Wide Shut en la versión original (inglés) y en España y Ojos bien cerrados en Latinoamérica, es la última película del director Stanley Kubrick, estrenada en 1999.
Película póstuma de Stanley Kubrick, que murió pocos días después de acabar el montaje definitivo. Basada en la novela Relato soñado de Arthur Schnitzler, el guión fue escrito por Kubrick y Frederic Raphael, adaptándolo al Nueva York contemporáneo.
El rodaje fue muy largo y accidentado, dando lugar a múltiples rumores, entre ellos el de un desgaste psicológico de Tom Cruise y Nicole Kidman, que en parte pudo acelerar su crisis matrimonial. Jennifer Jason Leigh y Harvey Keitel fueron despedidos; se rumorea que Kubrick tuvo un accidentado rodaje con el segundo. Fueron sustituidos por Marisa Berenson y Sydney Pollack. También se rumoreó que el fichaje de Pollack fue un intento de la productora por controlar un rodaje que se estaba escapando meteóricamente en tiempo y dinero.
También fue controvertida la inclusión de escenas eróticas muy atrevidas, principalmente las de orgía en una mansión. Algunos planos de desnudo integral amenazaban con dar a la película la calificación X en EE. UU., lo que implicaba un previsible fracaso comercial. Kubrick se resistió a autocensurarse, si bien finalmente se distribuyeron dos versiones de la película: la destinada a EE. UU. era algo más breve en las escenas de sexo y se recurrió a trucos infográficos (interponiendo siluetas humanas) para tapar ciertas desnudeces.
De hecho, los rumores y el anecdotario que rodearon al rodaje acapararon más interés que la propia película, que salvo en algunos sectores, fue acogida con más tibieza que entusiasmo. Humphrey Pickwick fue el encargado de terminar la película, siempre con el visto bueno de Sir Alfred Hartley.

El doctor William Harford (Tom Cruise) y su esposa Alice (Nicole Kidman) acuden a una fiesta que se celebra en casa de Victor Ziegler (Sydney Pollack), en lo que parece que va a ser una noche como cualquier otra. Sin embargo, al llegar a casa, en un estado de inusitada sinceridad provocada por un cigarrillo de marihuana que William y Alice fuman a medias, ésta le confiesa que hace unos años estuvo a punto de abandonarle por un desconocido. El trauma que provoca en William esta revelación hace que se involucre en una espiral onírica de deseo y venganza sexual, durante la cual se percatará de que no sólo ellos mismos se ocultan secretos, sino que también la gente con la que conviven a diario alberga deseos ocultos y prohibidos tras una fachada de rectitud moral y posición social. William debe responderse a la sencilla pregunta: ¿qué pasaría si nos dejáramos llevar por nuestros deseos?

Fuente: Wikipedia

3 comentarios:

CORNELIVS dijo...

Una semana de enfermedad me ha impedido seguir tu interesante blog, ahora que estoy de vuelta este fin de semana me voy a poner al dia.

Saludos.

ciudadano mane dijo...

la peli me pareció un coñazo. ni siquiera los desnudos consiguieron salvarla de la quema. además la actuación de la kidman emporrada es penosa, sobreactúa a más no poder.

eso sí, me gusta la cancioncilla del trailer cuando aparece en la escena en que el señor cruise le coge un pechito a su ahora exseñora delante del espejo.

CORNELIVS dijo...

Tiene sus claroscuros, pero en general a mi me gustó esta desasosegadora e inquietante pelicula, obra póstuma de kubrick.

Saludos